miércoles, 6 de julio de 2016

Reseña: Media Guerra (El Mar Quebrado #3)

¡Hola chicas y chicos! Hoy, después de un tiempo, os traigo una reseña, concretamente de la última novela de la saga El Mar Quebrado. Espero que os guste. ¡A leer!


Título: Media Guerra (El Mar Quebrado #3) (‘Half a War’)
Autor: Joe Abercrombie
Editorial: Fantascy
Género: Fantasía/Fansaía Épica
Año: 2016
Formato: Papel
Páginas: 448
Precio: 18.90€
ISBN: 9788415831754












La princesa Skara ha sido testigo de cómo todo lo que amaba se convertía en sangre y cenizas. Como única superviviente de su dinastía derrotada, deberá vencer sus miedos, afilar su mente y luchar por Trovenlandia convertida en reina. El padre Yarvi ha recorrido un largo camino para convertirse de esclavo tullido en poderoso clérigo. Ha conseguido que sus antiguos enemigos se vuelvan sus aliados y ha logrado la paz, aunque sea inestable. Pero ahora la abuela Wexen ha levantado el mayor ejército que se ha visto desde que los elfos se enfrentaron a la Diosa. Todos se preparan para la batalla que se está gestando; entre ellos Raith, el portador de la espada de Grom-gil-Gorm. Para él, la presencia de Skara es un bálsamo para cualquier herida. Algunos han nacido para luchar, quizá para morir. Otros prefieren vivir en la luz. Pero cuando la Madre Guerra extiende sus alas, amenaza con sumir todo el mar Quebrado en la oscuridad más profunda.


Media Guerra pone fin a la saga de El Mar Quebrado y como ya sabéis, los dos primeros libros de la saga me encantaron (reseñas aquí y aquí). Tardé algo más de lo que pretendía en leerme esta novela ya que me encontraba enfrascada en otra saga cuando salió, casualmente también de Joe Abercrombie, así que decir que tenía ganas de leerla cuando por fin la tuve entre manos es quedarse corta.

En esta ocasión la trama se centra en Trovenlandia y empieza con la muerte del Rey, el abuelo de la princesa Skara, protagonista de la novela. Se ve obligaba a abandonar su hogar y buscar aliados para recuperar el lugar que le corresponde. Al mismo tiempo, Vansterlandia y Gettlandia unen fuerzas alrededor del  padre Yarvi para luchar contra la tiranía del Alto Rey y la abuela Wexen. Las acciones precipitan en algo que ya esperábamos desde la primera novela, la gran guerra, con estos tres reinos unidos en contra del Alto Rey. 



Entre decisiones, intrigas y batallas vemos por fin algo que yo esperaba con ansias: las ruinas de una ciudad élfica (que no nos resultará demasido extraña). Esta parte en concreto de la trama, que en realidad pasa desapercibida entre muchas otras cosas a lo largo de la saga, es probablemente la que más intrigada me tenía, y el modo que ha resuelto todo Abercrombie, sin decir en realidad demasiado, me ha encantado.

Dejando de lado la trama y centrándonos un poco en los personajes, aparte de la joven Skara, heredera al trono de Trovenlandia, una adolescente que debe buscar en quien confiar y quiere por encima de todo, el bien para su pueblo, tenemos a Raith, el porta espadas de Gorm-gil-Gorm, poco más que un perro rabioso con muchas muertes a las espalda. La forma en la que estos personajes interaccionan entre ellos me ha parecido de las mejores de toda la saga, y Raith acabó convirtiéndose en mi personaje favorito de la novela. Tengo debilidad por los juguetes rotos y a Abercrombie se la da de miedo ponérmelos delante de las narices.

Otros personajes ya conocidos toman más importancia en esta novela, como Koll. Creo que él es uno de los personajes uno de los personajes más blancos. Espina, Bran, y obviamente, Yarvi, también aparecen y tienen su importancia. La evolución de estos personajes, sobretodo de Yarvi, a lo largo de la saga, es francamente impresionante. Aunque, por unas cosas o por otras, con cada página, si bien sigue siendo un personaje de los de recordar, Yarvi se ha ido alejando un poquito de mi. En cambio, Espina se me metió dentro y me ha tenido preocupada de principio a fin.

En esta última entrega las batallas abundan, escritas de un modo que las hace interesantes hasta a ojos de la gente a la que no le apasionan las batallas como es mi caso. Y como ya nos tenía acostumbrados, la prosa de Abercrombie continua siendo cuidada, bonita, en mi opinión de las mejores que he leído últimamente, y probablemente la mejor en literatura juvenil desde hace mucho, mucho tiempo. Violencia, sangre y un montón de cosas feas a las que también nos tiene acostumbradas no faltan.

La novela no me ha decepcionado, a pesar de que esperaba mucho de ella, y el final de la saga me ha parecido adecuado, un buen punto final, quizá algo menos agridulce de lo que Abercrombie me tiene acostumbrada pero que ha convertido a la trilogía en su totalidad en una de mis favoritas. 





1 comentario:

  1. Pensaba que ibas a decir que era absolutamente excelente...Aún así veo que te ha gustado bastante. Yo la leeré en cuanto la traigan a la biblioteca^^

    ResponderEliminar